El aceite de CBD es una forma muy eficaz de administrar la dosis diaria de cannabidiol. Estos aceites se refinan con aceites vegetales, como el aceite de oliva virgen extra o el aceite de cáñamo, más una base de pasta pura de CBD previamente extraída de la planta. Su uso es cómodo y discreto.