¿Qué dosis de CBD hay que tomar?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es seguro consumir CBD siempre que este esté limpio y no contenga ningún tipo de toxinas.

Basándonos en la publicación de Nordicoil.es, que a su vez se basa en la guía de dosificación recomendada en el libro «CBD: A Patient’s Guide To Medical Cannabis» de Leonard Leinow y Juliana Birnbaum, vamos a intentar crear una pequeña guía donde quede más o menos claro que dosis de CBD debemos tomar en cada caso.

Se debe de tener en cuenta que para encontrar la dosis perfecta de CBD debemos de tener en cuenta algunos factores, como por ejemplo:

  • Su metabolismo
  • Su peso
  • Sensibilidad al cannabis
  • Estado de salud o malestar
  • Reacción ante el CBD
  • Intensidad de dolor que se tiene
  • Estar tomando algún tipo de medicamento

Entonces, ¿cuanto CBD debo tomar?

Según el libro citado anteriormente, para empezar con el consumo de aceite de CBD lo ideal es hacerlo siguiendo un método de escalonamientoEste método consiste simplemente en comenzar tomando pequeñas dosis de CBD para ir aumentando hasta encontrar la dosis perfecta para cada individuo. Debemos recordar que cada persona es diferente y por lo tanto no todo el mundo tiene la misma reacción o necesita la misma dosis.

Método de escalonamiento

Como se acaba de mencionar, recomendamos el método Step-Up para encontrar la dosis ideal:

  1. Leinow & Birnbaum recomiendan en su libro «CBD: A patient’s guide to Medical Cannabis» con un tipo de dosis dependiendo de los síntomas. Estas dosis pueden ser microdosisdosis estándar o incluso macrodosis.
  2. Comenzar con la dosis diaria más baja durante una semana.
  3. Observar como reacciona el cuerpo, tomando notas si es posible. Dependiendo de como este actuando el CBD, se puede mantener la misma dosis, o se se considera oportuno aumentarla, recordando que esta subida siempre debe ser escalonada. Debemos de tener en cuenta que no es necesario tomar la dosis de CBD en una sola toma, se puede hacer de forma fraccionada (mañana, tarde, noche).
  4. Si en algún momento nota un efecto negativo, reduzca la dosis. El objetivo no es aumentar la dosis constantemente, es encontrar la dosis perfecta. Tanto una dosis baja como una dosis alta disminuyen la efectividad.
  5. Encontrada la dosis con los efectos deseados, lo ideal es mantenerla. Esta puede ser su dosis ideal de ahora en adelante.